Blogia
botones

La princesita (Parte II)

La princesita (Parte II)

Efectivamente, como bien dice Fenix, la princesita se había llevado sus libros sobre principes encantadores, porque no queria renunciar a sus sueños y a su infancia.

Cabalgó y cabalgó hasta que se vino el alba, en un pueblecito entre las montañas, perdido de la mano de Dios.

Y allá donde el destino la había abandonado, se estableció.

Encontró una casita que se pudo costear con algún trabajo que le ofrecieron.

Y así pasaban sus días otra vez, ahora en el anonimato y en la soledad. Pero se sentía tranquila, sin presiones ni falsos futuros.

 

Un día, mientras la princesita (esta vez vistiendo harapos) se encontraba buscando huevos en un pajar, fue sorprendida por un joven curioso, inquieto y despreocupado, como un gatito juguetón.

El joven vivía en el pueblo, en una familia humilde, trabajaba en lo que podía, pero por sus palabras, tenia grandes sueños y aspiraciones.

Sueños que durante el día le contaba con ilusión a la princesita, para que esta pudiese vivirlos durante la vigilia en la noche.

 

Con el tiempo, incluso antes de lo esperado, surgió el amor entre ellos.

 El joven veía en ella una princesita adorable y ella veía en él al hombre con el que había soñado (pese a que no era principe ni vestia de azul).

Sin embargo, el joven siempre pensaba que ella no lo amaba de verdad, creía no estar a la altura de sus ambiciones reales, se sentía triste y apenado.

Pero ignoraba muchas cosas. Ignoraba que la princesita no deseaba ver más príncipes teñidos, ni tampoco deseaba perder la vida en libertad que tanto le había costado conseguir, ni tampoco deseaba depender demasiado de alguien y perder sus propias facultades. No deseaba mostrarse vulnerable e ingenua.

 

Decidió pues, expresarse, la princesita y cogiendole de la mano con ternura le dijo:

 

Solo deseo lo mismo de siempre, solo te deseo a ti. Ignoras cuanto te amo e ignoras cuanto te adoro, por mi culpa, seguramente no te lo demuestro como debiera. Puede que no seas el esperado, ni seas azul o morado, ni tampoco adinerado, ni montes a caballo, ni tu futuro sea dorado.

Pero escúchame, estoy sintiendo, estoy latiendo a tu lado, si no lo escuchas, será que no quieres saberlo. Si no lo ves, será que estas ciego y tarado. Si no dejas que te ame, será que estas loco y cansado.

Deja que te convierta en el príncipe que todas desean pero que solo yo tengo, déjame vivir en el cuento con el que te llevo dentro.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Ladis -

Lo más bonito de este cuento es que en realidad, y en cierta manera, ocurrió así. Algun día os contaré yo como lo vivió este humilde campesino, y como se dejó atrapar por las redes del amor, a las q cada vez mas fuerte se aferra.

Ave Fénix -

ah, lo olvidé...! Yo sería mezcla entre la princesa amnésica y deletrea de eritrea;)) y las respuestas al test, es que eran muy largas y hbia muxas más preguntas! besos.

Ave Fénix -

También me gustaría leerlo! jajaj si, por fásciculos es más divertido, nos dejas con la duda...Sabes qué he leido? Que las personas que leen viven más años que las que no;) porque una persona que ha dejado para el día siguiente averiguar el final de la novela, cuento, etc que esté leyendo en ese momento, se agarrará a la vida mucho más, para no morirse sin enterarse del final! Asi que, decidido, los tochos más grandes los dejaré para cuando esté moribunda XDD! jaja! Y fíjate en la protagonista de Las Mil y una noches: Sherezade.
La historia era la de un sultán que desconfiaba de todas las mujeres, y decidió, cada noche, desvirgar a una joven virgen del reino y matarla a la mañana siguiente..y así hizo durante años. Cada noche, una mujer, y luego la mataba.Todo el reino estaba muerto de miedo...Hasta que apareció Sherezade (creo recordar que la hija única del consejero del sultán, o algún cargo similar...Y ella, cada noche, le iba contando cuentos que nunca acababa del todo, nunca contaba en la misma noche el final...y así, el sultán siempre decidía no matarla y dejarla con vida "hasta que supiera el final del cuento"...Y así así pasaron 3 años, en los cuales el sultán se enamoró de Sherezade y ya habían tenido 3 hijos...(por que las noches se ve que daban para más que para contar cuentos).Asi que ya no la mató...jeje. Bonita historia no¿?
Asi que me parece bien que nos vayas dejando con la duda;)) Quizá nos hagas vivir más años, quién sabe;)))

Albert -

Me gusta verte inspirada tanto como la delicadeza con la que narras el cuento.
Un beso

pseudo -

me gustó tu cuento :)

se han disipado mis dudas...

me gustaría leer tu libro "meloso" y "difícil de entender" :)

saludos

que estés bien

Blanca -

Me alegra que te haya gustado el libro Fenix!!
Claro que me leí tu articulo aunque ya no me acordaba. Sin embargo me lo he reeleido y he llegado a la conlusión de que debo ser una especie de princesa Majara jajaja cual eres tu??

Por cierto estaria bien que publicases los resultados del test!!

Por cierto tambien, hoy mismo he escrito otro libro, pero me temo que ha salido muy dificil de entender! y demasiado meloso! jajaja pero bueno, puede que en breve lo publique por fasciculos :P

Un beso

Ave Fénix -

Me ha encantado, Blanca. Así deberían ser muchos cuentos: princesas independientes, más altas de miras, autosuficientes,realistas, libres, que no están esperando al puñetero;) príncipito azul hasta que llega, las besa y las salva y soluciona la vida...En fin....como tantos y tantos cuentos infantiles, tipo "Blancanieves" "La bella durmiente"...Ese es el problema, por qué no nos cuentan los cuentos bien contados¿?¿? GRACIAS por el cuento:)...Has echado un ojo a una entrada que publiqué en enero que se llama "Sapos y princesas"? miralo cuando puedas;)...
un beso.

Blanca -

Bueno bueno! no os hago sufrir mas! :P
Espero no decepcionaros, como veis es un cuento muy tipico, pero es bonito :D

Besos!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres