Blogia
botones

The sandman (parte I)

The sandman (parte I)

Como bien sabéis, por la noche, una gran familia de hombres y mujeres con sacos de arena se distribuyen por las casas para facilitar el sueño de la gente.

Estos seres, llevan una arena especial que, al arrojarla sobre nuestras cabezas, nos producen desde los sueños más felices hasta los más espantosos.

 

Érase una vez, hace muchos muchos años, o puede que no tantos, había una "chica del saco de arena" que se encargaba de otorgar sueños a los habitantes de Madrid. Esta chica se caracterizaba por su carácter alegre y bondadoso y todas las personas bajo su tutela tenían siempre unos sueños dóciles y apacibles.

 

Sin embargo, debéis saber, que estos seres no crecen ni decrecen. Siempre se mantienen en un mismo aspecto y su vida es tan larga que no mueren nunca.

 

Boira (así se llamaba la mujer del saco de arena de la que os hablo), con el paso del tiempo había ido perdiendo, poco a poco, su felicidad característica. Debido a que, aunque lo dudéis, es muy difícil otorgar felicidad a los demás cuando tu vida se basa única y exclusivamente en tu trabajo y además, nunca nadie te conocerá ni agradecerá tu trabajo, puesto que eres anónima.

 

Así como os cuento, su felicidad se apagaba con el paso de los años. Con su soledad nocturna y al observar con envidia, la tortuosa vida de las personas a las que cuidaba.

 

De esta manera, poco a poco cargaba su amargura con los demás y cada vez con más frecuencia la gente sufría pesadillas e insomnios injustificados.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Darthz -

Todo se contagia... dicen que si un día te levantas y lo ves todo feliz, y te miras al espejo y te ves mejor que nunca, luces igual ante la gente y ellos te sonríen de la misma forma. Y supongo que todos lo hemos podido comprobar más de una vez.

Un extraño halo de misterio y metáfora cubre al cuento, que me parece bonito y sencillo, seguiré leyéndote.

Una sonrisa.

Ave Fénix -

Es como un círculo vicioso, si tu estás feliz, harás felices a los de alrededor,o, si no ya felices, al menos estarán bien consigo mismos...y podrán a su vez transmitirlo a los demás...lo mismo pasa en el caso contrario...Bueno, un día más de vida;) por lo menos. hasta saber el final de tu cuento...

Ybris -

Suele pasar.
En realidad es casi imposible que alguien inspire paz mientra se va llenando de amargura.

Besos.

pseudo -

O_O

me gusta el cuento! me gusta!

ya quiero saber qué pasó después O_O

mmm... te estás convirtiendo en una magnífica Scheherazada :D

pal -

Mira que eres rayada!!! jajajajajajaa...yo prefiero el mito de Morfeo, soy mas clasica...jejejeje...hala, como ves he visitado tu blog, pa que luego te quejes y me pongas cosas feas en mi espacio!! eeehh??? besitos golfikitis!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres